Más de 700 niños mueren al año por accidentes domésticos y de ocio

Cada año mueren en España 1.500 niños de 0 a 15 años por accidentes infantiles, de los cuales más de la mitad lo hacen preferentemente por accidentes en los hogares y en actividades de ocio, según informaron fuentes del Ministerio de Sanidad y Consumo con motivo de la campaña de prevención para evitar que los niños se lesionen en el hogar que dicho departamento presentó ayer bajo el lema de Si te descuidas, tu hogar puede ser peligroso para tus hijos. No te descuides. Evita los accidentes. Por lo que más quieras.

El secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, presentó ayer esta iniciativa, que se difundirá a través de los principales medios de comunicación, para contribuir a que descienda la mortalidad infantil y las secuelas de las lesiones que los pequeños sufren en el hogar y en las zonas de esparcimiento.
De acuerdo con los datos del Programa de Detención de Accidentes Domésticos del Instituto Nacional de Consumo, los menores de 15 años protagonizaron el 14,38 por ciento de los 1,6 millones de siniestros que requirieron atención sanitaria durante 2004. Olmos puntualizó que el 48 por ciento del total de la mortalidad infantil por lesiones se debió a accidentes de tráfico, incluidos los atropellos, por lo que Sanidad insiste en controlar la velocidad y en emplear los medios de fijación para niños en los coches.
El 21 por ciento fue consecuencia de atragantamiento, asfixia o estrangulamiento, producidos con bolsas o globos, monedas o partes pequeñas de los juguetes, que, con colores llamativos, resultan atractivas para que los pequeños se las lleven a la boca. Olmos hizo hincapié en la importancia de que se evite que los niños accedan a juguetes “no adaptados a su edad” o que no cumplan las condiciones exigidas para su salud. Los ahogamientos supusieron la causa de las muertes infantiles por accidente en el 13 por ciento de los casos, especialmente entre los niños de 1 a 4 años. Entre los que sufrieron inmersión en agua con pérdida de conciencia, la mortalidad asciende al 50 por ciento.
Las caídas conllevaron un 6 por ciento de los fallecimientos, por lo que Sanidad aconseja la colocación de puertas en las escaleras, las barras en las ventanas y no dejar a los niños solos en lugares desde donde puedan caer al vacío.
Las quemaduras, cuya causa principal son los incendios en los hogares, provocaron el 3 por ciento de las pérdidas, y muchas se produjeron por líquidos calientes, por contacto con objetos que están a una temperatura elevada y al manipular cerillas o mecheros. Sanidad, que insiste en no dejar al alcance de los niños sustancias peligrosas, precisa que un 2 por ciento de los menores perdieron la vida por envenenamiento o intoxicación y alerta de que “más del 90 por ciento” de los casos se produjeron en el hogar.
Finalmente, un 2 por ciento fueron fruto de suicidios que, en niños y adolescentes, suelen estar relacionados con conflictos, con abusos sexuales o emocionales y con el estrés. La campaña del Ministerio se desarrolla dentro del plan de la Alianza Europea para la Seguridad Infantil, con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud, ya que el tratamiento de las lesiones infantiles representa “más de cuatro veces el presupuesto total de la Unión Europea”.
Olmos indicó que por cada muerte de un niño que se produce en la Unión Europea por accidentes en áreas de juego o en el hogar, otros 160 ingresan en hospitales con una lesión traumática y otros 2.000 son tratados en los servicios de urgencia. Precisó que en niños entre 1 y 14 años se produce una muerte por lesión en un ratio dos veces superior a las causadas por cáncer y ocho veces mayor a las derivadas de enfermedades respiratorias.
“Sin embargo, lejos de estas cifras, lo más importante es que la muerte de un niño tiene consecuencias devastadoras para su familia y entorno”, concluyó el secretario general de Sanidad.

Noticia publicada en los diarios del grupo Joly, 7-09-2007 – MADRID

No se admiten más comentarios